4 mar. 2011

__ AYER __

    Ayer fue uno de los peores días de vi vida... Me sentía fuera de lugar, sentía que llegaba tarde a todo, a la universidad, a la amistad, al amor,... Era como haber caído, de nuevo, en un agujero, que me consumía por dentro. Y, aunque intentaba sonreír, quitar de mi cabeza todo aquello que me estaba generando tal nivel de angustia, hablar con normalidad, las lágrimas me ganaron... Menos mal que nadie me vio ni se dio cuenta... Estaba lloviendo y yo iba sin paraguas... Eso me salvó de miles de preguntas encubiertas en el típico ¿estás bien? ¿qué te pasa?...

    Y es que el dolor debo vivirlo sola, sin que nadie se de cuenta, porque solo les provoco sufrimientos, y no lo veo justo... Es tan injusto como que te juzguen a ti por lo que yo hice... Debería aclararles que no tuviste nada que ver, que eres una bellísima persona, solo que no sabías con quién te habías cruzado...

Ya se que no quieres que te pida perdón, pero dentro de mí creo que es necesario hacerlo... Y debo agradecerte que sigas en contacto conmigo. Que después de todos los líos y locuras sigas preguntándome cómo estoy... Eso es admirable. Como todo en ti.