28 ago. 2009

__ NUNCA ESTARÁS AQUÍ __


No poder verte, no poder oírte, no poder tocarte mientras hablamos me duele, me duele mucho. Pero saber que jamás será posible, que jamás sabré cómo suena tu voz, cómo hueles, cómo es tu piel... eso no duele, eso va matándome poco a poco. Saber que no hay nada más imposible, más irreal que lo más real que he sentido nunca es mi tortura diaria. Esperando poder soñar con tu sonrisa, con tu comprensión, con tus caricias, con tu vida... pero siempre despierto, y vuelvo a estar aquí, sola, con un montón de sueños rotos y lágrimas en los ojos... Con un espacio vacío, que nunca se llena, que jamás se olvida de recordarme que no estas aquí, y que nunca lo estarás.