5 mar. 2012


El alma en un puño
Las lágrimas amenazando romper mi integridad aparente
El corazón deshauciado
La música hiriendo mis oídos, en el intento desesperado de no pensar
Ven y acaba conmigo de una vez, remata lo que empezaste