23 jun. 2012

__ LA PUERTA __

    Cerró la puerta detrás de si. La oscuridad la cegó durante un instante, el suficiente para que él, que esperaba dentro de la habitación, le alcanzase por la cintura y la acercase a él para fundirse en un abrazo. Un abrazo que suponía el primer contacto entre ellos. Habían esperado tanto tiempo… Un abrazo que pudo haber durado horas, no eran conscientes del tiempo…   

    Apoyó la cabeza en su hombro, y puso los labios en su cuello, besándole lentamente, aspirando su aroma por primera vez… Quería recorrer su cuello besando cada milímetro de su piel, quería probar el sabor de su piel 

    Él noto el calor de sus labios sobre su cuello, unos labios que, inexpertamente pero de forma suave iban besándole. Podía sentir su respiración acelerada, el corazón de ella latía tan fuerte que podía notarlo en el pecho, fluyendo a través de ese abrazo eterno, anhelado durante tanto tiempo

    Y se dejaron llevar.