20 oct. 2013

__ REALIDAD __


   Quizás nunca me has mentido, pero tampoco me dijiste la verdad, hasta que fue demasiado tarde para mi...

   Ahora reuno valor para decirte que me rindo. Que no quiero seguir buscándote. Que no puedo seguir dándote lo mejor de mi, porque ya no me queda nada. Que ya no puedo engañarme más a mi misma, porque debo madurar, y el primer paso que tengo que dar es admitir que nunca quisiste ser parte de mi realidad. Que sé que no lucharás por mantenerme a tu lado, porque ya no importo, nunca importé, y, por eso mismo, tengo que dejarte ir. Que ha llegado el momento de dejar de perseguir sueños, para vivir, simplemente vivir. Amanecer cada día con la única meta de llegar como sea al final de la jornada.

   Perdóname por ser yo la persona que más te ama, y no quien tu deseabas que fuese.