3 oct. 2013





   Anoche fui yo la que no podía conciliar bien el sueño... Te había dicho que te echaba de menos, y tu solo te reíste de mi, otra vez...

   Empiezo a creer que nunca más volveré a recibir  un "te extraño" tuyo... pero que más da... Solo sabrás si me hechas de menos cuando yo ya no esté (bien porque existe un ser superior que se haya dignado a escuchar mis súplicas de una maldita vez y me haya arrebatado esta vida descarrilada, bien porque haya reunido agallas suficientes para levantarme y seguir esta insulsa existencia)... Ni siquiera puedo decirte q entonces notarás mi ausencia... es un tal vez... 

   Es una verdadera lástima que las personas nos demos cuenta de la importancia de ciertas cosas o personas en nuestras vidas cuando ya es tarde...

   Sabes? Muchas veces me sorprendo pensando qué hubiese pasado si, al conocernos, yo hubiese sido más delgada, o quizás más bella, o no tan tímida... Me habrías querido entonces? Habrías vuelto ya a verme? Suposiciones... Pero no tiene ningún sentido pensar en ello... no pasó, no pasará, y, al fin y al cabo, fui como soy, hielo por fuera y fuego por dentro, pero ya no consigo deshacer el escudo que construí... y, para qué engañar a nadie? Tarde o temprano se descubre la verdad.