26 jun. 2011

__ DONDE PUEDO DEJAR QUE EL MURMULLO DE TU VOZ ME ARROPE __ cartas que nunca leerás VII





   Perdóname. 

   Olvida todo lo que te he dicho... Sé de sobra que no quieres saber lo importante que eres para mi, sé que eso es una molestia para ti... Así que perdóname por mostrártelo otra vez...
   
   Aquí, como sé que no has llegado a descubrir nuestro rincón secreto, te contaré todo, sin dejarme ni uno de mis pensamientos... Así, cuando desaparezca, podrás tenerlo, leerás y te darás cuenta de que nadie te amará más de como lo hago yo... aunque sé que mi amor es escaso, es poco para lo que tu mereces... Sé que todo lo que puedo ofrecerte es a mi misma... y eso no es suficiente, no para un hombre como tú... no soy digna ni de tu amistad.

   Me gustaría que vieses esta confesión como un suave susurro de mi boca en tu oído, como un liviano y trémulo beso en tus labios, ese primer beso que no se borra, como una suave caricia por tu espalda, como mi respiración en tu cuello... Que lo vieses como todo aquello que jamás alcanzaré a mostrarte, porque no solo nos separa la distancia... 

   No te diré nada nuevo, nada que no sepas ya... me repito, lo sé, pero necesito decírtelo...

   Ante todo, quiero decirte que, a pesar del dolor que he sentido, siento y sentiré, eres lo mejor que me habría podido pasar. Y no cambio ni una sola de mis lágrimas, ni el dolor opresivo en el pecho, ni ninguna de mis cicatrices por un minuto de calma.... Prefiero una vida llena de dolor en la que estés que miles de vidas felices sin saber que existes... pero eso ya lo sabes. Lo que no sabes es la cantidad de días que me he acostado pensando en ti, y deseando dormirme para siempre, y quedarme en mis sueños, en los que sí que puedo decírtelo todo, donde puedo sentir el calor de tu piel en la mía, donde me puedes rodear con tus brazos y protegerme de mí misma, donde puedo dejar que el murmullo de tu voz me arrope, hasta quedar dormida a tu lado... y dormir contigo en mis sueños, para que al despertar lo primero que vea sea a ti, y me de cuenta de lo afortunada que soy al poder estar contigo... Pero siempre despierto... y abro los ojos esperando verte a mi lado, esperando ver tu cara cuando estas tranquilamente dormido. Y nunca estás, y nunca estarás... No sabes que, desde que te conocí, eres mi primer pensamiento al despertar y el último antes de caer dormida... Soy una más en el mundo para ti, lo sé, y no te pido que cambies de parecer, porque como yo hay muchas... pero no sabes que tu eres el mundo para mi...

   Otra cosa que nunca te he dicho, pero que debes suponer... cada vez que irrumpes en mi mente es como una ola devastadora, dulce y hermosa, pero devastadora... Cuando mi mente vuela, va hacia ti, y un escalofrío recorre mi espalda, y me embarga el frío... y tiemblo, creyendo haber sentido tus dedos en mi piel... pero es una ilusión más, y cada vez me duele más. Cada vez que me pasa tus dedos me queman el alma, y tu ausencia me quiebra en menos que polvo... y no me das tregua, no me da tiempo a recomponerme... pero quién quiere remontar? yo no, al menos me has tocado el alma... ya que otro contacto resulta inalcanzable e imposible.

      Qué mas quiero contarte... dejémoslo por hoy, que mis ojos apenas vislumbran ya las letras y mi corazón difícilmente saldrá adelante tras esta confesión...