20 sept. 2013




Quizá, algún día, llegues...
Pero para ese entonces yo ya no te estaré esperando.
Podrás echarme todas las culpas a mí, tranquilo...
Pero estoy cansada de ser un juguete.
No es necesario rozar la piel para llegar al alma,
no al menos para mi...