25 nov. 2012



El vacío, tras consumir todo mi interior, empieza a rezumar por cada poro de mi piel, escapa disuelto en cada lágrima, se evapora junto con mi respiración... 
y descubro cómo consigue atenazarme también por fuera...