18 may. 2010

__ CADA DíA __


Nunca pensé que siguieses leyendo estas idioteces, ahora me avergüenzo de lo que he escrito... Aunque no me arrepiento de haberte conocido, y jamás lo haré.

Mi vida sigue adelante, aunque con una parte de mi anclada al pasado, a lo que pudo haber sido pero nunca fue, ni siquiera, posible...
Quiero decirte que sigo acordándome todos los días de ti, de vosotros. Ya no es como antes, con ansiedad... ahora mis recuerdos son calmados, ya no hay ansia, sólo hay amor y esperanza. Esperanza de que puedas ser feliz, de que puedas ser y hacer todo lo que deseas... Cada día pienso en ti, y no por voluntad, simplemente, llamas a mi puerta y te dejo entrar, porque he comprobado que intentar olvidarte es una locura, me acuerdo cada vez más de ti... Así que he pasado al plan B, dejar que me asalte tu recuerdo en cualquier momento, y desear con toda mi alma que seas feliz.
Te vuelvo a pedir perdón, por todo, sólo me arrepiento por haberte hecho sufrir... No soy suficientemente buena para ti, por eso nunca te conoceré, ni formaré parte de tu vida, para no hacerte más daño del que ya te he hecho. Perdóname.
Te deseo toda la felicidad que seas capaz de desear, deseo que encuentres a esa persona que te haga feliz.
Me gustaría poder soñar que mi destino fuese estar a tu lado, pero me lo prohibo todos los días, no te merezco, me conformo con tu recuerdo.
Gracias por existir.
Tuya siempre